❮ Atrás

Créditos

¿Cómo funciona una tarjeta de crédito?

Las tarjetas de crédito son una herramienta muy valiosa para financiar la compra de activos, surtir inventarios y cubrir necesidades financieras urgentes para mantener a flote nuestro flujo de caja, pero saber cómo funcionan nos permitirá aprender a usarlas y, por consiguiente, evitar la creación de problemas económicos en nuestro negocio.

Tarjeta de crédito
Oyster 18 de octubre, 2021

El buen manejo de una tarjeta de crédito forma parte de las acciones básicas para poder llevar una mejor administración financiera. Por el contrario, la falta de información y entendimiento del concepto de tarjeta de crédito es una de las principales causas por las que la gente se mete en problemas al usarlas; por eso, aquí te contamos cómo funcionan estas importantes herramientas financieras para que puedas sacarles el mayor provecho.

Los básicos de una tarjeta de crédito

Una tarjeta de crédito es un medio de pago que te permite adquirir bienes y servicios en comercios, páginas de Internet o establecimientos que la acepten y sin la necesidad de traer dinero en efectivo; pero su naturaleza es por lo general limitada, es decir, que únicamente te permite disponer de cierta cantidad de dinero.

Así es, cuando se aprueba una tarjeta de crédito a tu nombre, se te asigna el famoso “límite de crédito”, lo que significa que la institución financiera te va a “prestar” una cierta cantidad de dinero, que en cuanto la uses y después del corte, tienes que pagar de regreso.

Visto de otra manera, cada vez que utilizas una tarjeta de crédito, el emisor de esa tarjeta se hace responsable de pagarle al comercio la cantidad que firmaste, para que después, tú se la pagues de regreso al emisor. Pero si te pasas de ese límite de crédito, tu compra no será aprobada o puede que tengas que pagar cargos de penalización o sobregiro.

El límite de crédito es determinado por la cantidad de ingresos que recibes, el comportamiento que has tenido al usar otros créditos (historial crediticio), qué tan puntual has sido para pagarlos y cómo los créditos que tienes actualmente afectan tu capacidad de pago.

Hasta aquí todo es muy simple: tu tarjeta de crédito te presta cierto límite de dinero, tú lo usas y después lo pagas de regreso, siempre cuidando de no pasarte de ese límite crediticio, pero entonces, ¿por qué se suele ver a las tarjetas de crédito como una herramienta que te puede meter en problemas?

Consideraciones esenciales para el uso de una tarjeta de crédito

Antes de empezar a usar una tarjeta de crédito, hay que entender que el límite de crédito no es tu dinero; es un préstamo. Si lo usas todo, lo tienes que pagar todo. Por eso, lo mejor que puedes hacer antes de usar el plástico para no meterte en problemas es preguntarte: ¿puedo pagar la cantidad de dinero que pienso utilizar más los intereses que se generen al corte del mes?

Aquí es donde cobra relevancia el aprender a analizar mi capacidad de pago para llevar bien un préstamo, que en el caso de las tarjetas de crédito, una vez que lo pagas, lo puedes volver a utilizar; además, conocer sus características para usarla de forma inteligente te puede traer muchos beneficios.

Primero que nada, cuando usas una tarjeta de crédito, no tienes que pagar ese préstamo de inmediato. Usualmente se hace después de la famosa “fecha de corte”, que es la fecha que se te asigna para hacer el resumen de todos los movimientos realizados durante un mes. Es decir, si tu fecha de corte es el 15 de octubre, tu resumen de movimientos calculará las compras que hiciste del 16 de septiembre hasta el 15 de octubre.

Ahora, este resumen de movimientos vendrá detallado en tus estados de cuenta. La suma de tus compras durante ese mes, si no tienes adeudos previos, aparecerá bajo el rubro “pago para no generar intereses”, lo que significa que si pagas el total de todas tus compras realizadas, cubrirás exactamente lo que te costaron sin pagarle ningún tipo de interés a la institución financiera. Tu pago usualmente lo puedes hacer 20 días después de tu fecha de corte y vendrá en un rubro llamado “pagar antes de X fecha”.

Otro rubro importante es el “pago mínimo”, que es un cobro correspondiente al 5% o 10% de tu deuda y es el mínimo requerido para mantener al corriente tu crédito. Es decir, si por alguna circunstancia no puedes pagar todo el crédito que ocupaste, con tan solo cubrir el pago mínimo no perderás tu línea de crédito ni te meterás en problemas, pero esto significa que sí tendrías que pagar intereses en tu siguiente corte de mes.

Para darte una idea de cuánto más o menos tendrás que pagar de intereses, te conviene saber qué es el CAT (Costo Anual Total) y cuál es el asignado a tu tarjeta de crédito. Esta información viene también en tu estado de cuenta. El CAT es un porcentaje que calcula, en promedio, los intereses y comisiones que se te cobrarán por no cubrir el total de tu préstamo.

El Banco de México cuenta con una tabla comparativa de costos de las tarjetas de crédito para que puedas entrar y analizar cuál es la tarjeta que se puede adaptar mejor a tus necesidades y donde podrás comparar el CAT correspondiente de una tarjeta a otra.

Entonces, no cubrir el total de lo que gastas trae como consecuencia el pago de intereses, que no siempre es algo malo, ya que a veces conviene adquirir algo que tu negocio necesita para crecer porque sabes que los ingresos que te dará ese activo pueden cubrir el pago de dichos intereses, lo que convierte tu compra en una deuda buena.

Algunos tips para el uso de tu tarjeta de crédito

Ahora que ya conoces cómo funcionan las tarjetas de crédito, te dejamos un par de recomendaciones para tener un mejor uso de las mismas.

  • Los aumentos de línea de crédito se dan cuando has llevado con puntualidad el pago de tu tarjeta de crédito, has tenido un buen comportamiento crediticio y/o ha mejorado tu capacidad de pago, ya sea con mayores ingresos o porque ya has liquidado otros créditos.
  • Una forma muy conveniente de pagar tus tarjetas de crédito es también tener tu cuenta de débito con la misma institución financiera, para que a través de su banca en línea o app, puedas hacer la transferencia de tu cuenta de débito a la tarjeta de crédito sin salir de tu negocio.
  • La mayoría de las tarjetas de crédito se pueden utilizar fuera del país y algunas incluso dan tasas preferenciales de tipo de cambio. Te conviene comprobar esta información si las compras en el extranjero son esenciales en tu giro de negocio.
  • Se puede retirar dinero en efectivo de tu tarjeta de crédito a través de un cajero automático, pero debes considerar que usualmente se cobra una comisión por disposición y, además, el cajero también te puede cobrar otra comisión por darte el servicio.

Por último, si hablando de tarjetas de crédito, tu negocio aún no las acepta como método de pago porque no tienes una terminal bancaria, no cuentas con conocimientos técnicos o no has encontrado una opción que le convenga a tu emprendimiento, no olvides que en Oyster puedes tener acceso a crear links de pago para cobrar a distancia con Oyster Link.

Oyster Link viene incluido de forma gratuita en nuestro servicio y actualmente tiene una comisión muy competitiva, ya que por cada venta con tarjeta pagarás tan solo 2.9% + 4 MXN + IVA, mientras que en efectivo es de $18 MXN + IVA. Además, recibes tus pagos al siguiente día hábil de que tu cliente haya hecho el pago de su compra.

Como ves, una tarjeta de crédito puede traer grandes beneficios a tu negocio si la aceptas como medio de pago y, si aprendes a utilizarla, puede ser también una gran herramienta ligada al crecimiento de tu emprendimiento. Úsala con estrategia y con el análisis necesario para alcanzar de manera más sencilla todos tus objetivos 🙂 .

Artículos relacionados