❮ Atrás

Créditos

Préstamos en línea sin Buró; ¿son seguros?

Esta modalidad de préstamos ha ganado popularidad durante los últimos años debido a la facilidad para tramitarlos, el alto índice de respuestas positivas y el mínimo papeleo que se requiere, sobre todo al compararlos con las opciones tradicionales. Sin embargo, también han surgido miedos y preguntas que rodean a los préstamos en línea sin Buró de Crédito. Quédate con nosotros y descubre todo lo que necesitas saber para mantenerte seguro.

Préstamos sin buró en linea
Oyster 21 de junio, 2021

Posiblemente has escuchado hablar de los préstamos en línea que no solicitan una revisión de tu situación en el Buró de Crédito, ya que son especialmente fáciles de contratar, tienen un índice de aprobación alto y son ideales para salir de un apuro financiero aún cuando tu score crediticio no sea el ideal.

Y aunque existen muchos beneficios y razones para endeudar tu negocio con un crédito, también son muchos los miedos que rodean a estas solicitudes: ¿Son realmente seguros? ¿Las instituciones que los ofrecen son de fiar? ¿Por qué alguien estaría dispuesto a prestarme una cantidad de efectivo sin saber demasiado sobre mí? ¿Me estoy exponiendo a un fraude?

Para empezar, es importante dejar claro desde el principio qué es el Buró de Crédito y cuáles son sus funciones para saber si es realmente seguro solicitar un crédito que no toma en consideración a este organismo.

¿Qué es el Buró de crédito?

El Buró de Crédito es una entidad no gubernamental que recibe información de las entidades financieras y bancos que brindan créditos a personas físicas y morales. Cuando solicitas un crédito, tus datos y comportamiento de pago son registrados bajo tu nombre y son visibles para todas estas instituciones; así, cada que haces una nueva solicitud, la entidad financiera en cuestión puede acudir al Buró de Crédito y saber si eres alguien que cumple con sus pagos -con lo que aprobará tu solicitud- o si eres alguien que representa un riesgo.

Mientras más vida crediticia tengas y cumplas con tus pagos a tiempo, serán mayores los montos que te brinden, ya que contarás con la confianza de ser alguien que cumple con sus pagos. Por el contrario, si eres una persona que recién va comenzando su vida crediticia o que por alguna razón no ha sido cumplida con sus deudas, los montos de tus créditos serán menores e incluso tus solicitudes serán negadas.

¿Por qué no revisar el Buró de Crédito?

Aunque ya dijimos que el Buró de Crédito es un reflejo de tu comportamiento crediticio, muchas veces este comportamiento se ve condicionado por diversos factores que no necesariamente recaen en los solicitantes.

Ya sea por desconocimiento, por situaciones imprevistas de la vida o simplemente por descuido, no pagar una deuda se verá reflejado en tu score y te cerrará muchas puertas injustamente, sobre todo cuando hablamos de las dos primeras situaciones.

Imagina el siguiente escenario: acabas de solicitar un crédito con el objetivo de renovar la barra y los utensilios de tu cafetería, pero ocurre una situación que te impide utilizar el dinero que recibiste en tu negocio y lo tienes que destinar a otras cuestiones más urgentes. Tu capacidad de pago se verá mermada ya que contabas con la renovación para aumentar tus ingresos pero, si no se lleva a cabo, esos ingresos no serán suficientes para liquidar la deuda a tiempo.

Las instituciones que brindan créditos sin Buró se han dado cuenta de estas situaciones y han decidido darle una segunda oportunidad a los usuarios a los que no les beneficia su score en el Buró de Crédito.

¿Cuáles son los beneficios de estos créditos?

El beneficio principal es que, al tomar una opción de crédito de este corte, puedes establecer una relación con una institución financiera de confianza y, conforme cumplas puntualmente con los pagos, tus montos de crédito aumentarán y tu calificación en el Buró mejorará.

Otro de los beneficios es la facilidad y rapidez con las que se pueden efectuar este tipo de solicitudes; la mayoría de las instituciones que ofrecen estos créditos lo hacen en línea y con la menor cantidad de documentos posible, así que los tiempos de espera para una respuesta suelen ser mucho menores al compararlos con las instituciones tradicionales. A este aspecto se le debe de agregar la comodidad de hacerlo desde tu casa -o cualquier sitio con conexión a Internet- sin tener que acudir a la sucursal.

¿Qué medidas de seguridad debo tener?

Como en cualquier trámite en el que tus datos personales y/o empresariales se vean involucrados, debes de tener ciertas precauciones para no ser víctima de un fraude o cualquier situación desafortunada que pudiera llegar a ocurrir.

  • Conoce todas las instituciones que ofrezcan créditos sin buró, investígalas y compara lo que te ofrecen y las condiciones que piden
  • Cuando elijas una opción, investiga a fondo a la institución y, de ser posible, ponte en contacto directo con ellos antes de iniciar tu trámite
  • Ten en consideración que estas opciones serán créditos pequeños en comparación con las instituciones tradicionales, pero eso tiene que ver con la menor cantidad de información que brindas; mientras más información obtengan de ti, mayor será la confianza y el monto que puedan ofrecerte
  • Nunca, NUNCA, des ningún tipo de adelanto para iniciar tu solicitud. Esta puede ser una señal de que puedes caer en un fraude
  • Asegúrate de tener la capacidad financiera para poder cumplir con los pagos; de lo contrario, mejor no te arriesgues al solicitar un crédito

Sea cual sea la opción que elijas, asegúrate de hacer una buena inversión de tu crédito, ten bien claras tus fechas de pago y, sobre todo, dale las alas que tu negocio necesita para crecer 🙂 .

Artículos relacionados