❮ Atrás

Finanzas para Negocios

Créditos pequeños. El inicio de un buen historial crediticio

Muchas veces se cree que tomar un crédito es una forma de endeudarnos y meternos en problemas, ya que es muy fácil que su gestión se salga de control; pero aprender a administrar y llevar un crédito en realidad es la puerta de entrada a miles de oportunidades que pueden hacer crecer tu negocio rápidamente.

Préstamos para Negocios
Oyster 31 de mayo, 2021

Hay un dicho muy sabio que reza que “la confianza se gana”, y todos lo hemos experimentado desde pequeños. Los cuidados de nuestros padres nos enseñaron a confiar en ellos y a saber que siempre nos protegerían. Comprobar que un amigo guardó nuestro secreto nos hace confiarle uno nuevo. Ver que la compañera nos regresa los colores que nos pidió prestados nos facilita el prestarlos una vez más. Lo mismo sucede con los créditos para negocios.

¿Cómo funcionan los créditos para negocios?

Las relaciones comerciales son como las personales: hay que generar esa confianza entre las partes para que se vuelvan más fuertes con el paso del tiempo. Cuando abrimos un negocio, no importa si lo hacemos como persona física o moral, se crea una nueva identidad ante las demás instituciones con las que, poco a poco, se irá entablando una relación.

Pensando en eso, y para entender cómo funcionan los créditos para negocios, te invitamos a hacer un ejercicio donde te pondrás en los zapatos de alguien más. Imagínate que eres el creador de una serie de productos innovadores y efectivos a los que les has dedicado inversión, investigación y todos tus esfuerzos para que funcionen.

Ahora, imagínate que, de pronto, llega alguien a quien no conoces a pedirte permiso para usarlas. ¿Aceptarías darle una de tus herramientas? Lo más lógico es que primero quieras conocer a esa persona, y dependiendo de cuánto logres saber de ella, entonces puedas tomar el riesgo de dejarla usar algunos de tus productos.

Veamos un ejemplo más puntual. Si una persona a la que no conoces del todo te pidiera dinero prestado, ¿se lo darías? ¿Te sentirías más confiado de hacerlo al saber que siempre paga sus deudas a tiempo y que mensualmente recibe recursos suficientes para cubrir sus mensualidades contigo?

Bueno, pues lo mismo pasa cada vez que solicitamos un crédito para negocios. Siempre hay un riesgo de darle tus recursos a alguien que no conoces porque no sabes qué tan seria es la persona o qué tan formal es con sus pagos. Para aminorar este riesgo es que existe el famoso historial crediticio.

El historial crediticio respalda quién eres

Hay diferentes tipos de créditos: desde las tarjetas de crédito, hipotecarios, personales, de negocios, en línea, de auto etc. Cada uno está enfocado en cubrir necesidades específicas y cuentan con características únicas. El Banco de México ofrece información sobre créditos que te puede ayudar a elegir mejor el que necesites, pero sea cual sea, la gran mayoría de instituciones financieras revisan tu historial crediticio para poder aprobar tu solicitud.

El historial crediticio es un registro de absolutamente todas tus experiencias con un crédito. Muestra la información de cómo pagaste dichos préstamos e incluso si en algún momento tuviste algún inconveniente, como un retraso o si no los liquidaste. Así, el prestador del crédito evalúa la información en tu historial para medir el riesgo de darte el dinero que necesitas.

Pero ¿qué pasa cuando nunca hemos tenido un crédito? Recuerdas que antes mencionamos que cuando abres tu negocio, se crea una nueva identidad frente a otras instituciones; pues eso significa que esa nueva identidad debería empezar a crear un historial crediticio lo antes posible para generar la confianza necesaria que dé acceso a mejores créditos.

Hay muchas razones por las que es bueno pedir un préstamo para tu negocio, pero al no tener un historial que respalde tu seriedad y compromiso de pagarlo, se dificulta la decisión de aprobar uno. Esto no significa que todo está perdido; lo que significa es que tenemos que trazar una hoja de ruta específica que nos permita, con el tiempo, acceder a mejores condiciones crediticias que cubran nuestras metas a largo plazo.

Para lograrlo, podemos establecer metas de crédito menos ambiciosas que, al mismo tiempo, sean más fáciles de cubrir. Si tomamos en cuenta que un crédito es un préstamo que tenemos que pagar, aceptar un crédito en línea o un crédito para negocios pequeño, puede significar una muy buena entrada al mundo crediticio.

La importancia de aceptar un crédito pequeño

Un crédito pequeño puede sonar no muy atractivo. Solemos pensar que, entre más crédito, más dinero tenemos para gastar, pero usualmente olvidamos que un crédito no es dinero extra que tenemos, sino es un dinero prestado que debemos pagar de regreso. Esto quiere decir que, si no ganamos más de lo que tenemos que pagar, seguramente nos meteremos en un problema al intentar cubrirlo.

Sin embargo, ese crédito pequeño no solo nos puede ayudar a cubrir algún imprevisto menor o a adquirir insumos necesarios, sino que puede significar nuestra primera interacción con un crédito. Aprender a administrar los pagos mensuales para no generar intereses o planear el beneficio de obtener algo aún pagando algunos intereses, con una cantidad manejable de crédito, es muy ilustrativo para el momento en que pidamos un crédito más grande.

Ten en cuenta que obtener la aprobación de un crédito pequeño cuando vas empezando significa que el prestador tomó el riesgo de darte su dinero y está creyendo en ti para pagarlo de regreso. Si lo haces, él tendrá mayor confianza de volver a prestarte incluso más dinero mientras vas creando buenos hábitos de pago.

Pensando en estos primeros créditos y en generar buenos hábitos de pago, hay quienes ofrecen créditos pequeños sin consultar el buró y que están enfocados en creer en los nuevos emprendedores para ir generando una relación de confianza duradera, y poco a poco ir incrementando sus líneas de crédito, lo que significa otra muy buena alternativa para ingresar al mundo crediticio y aprender a llevar un crédito.

Por ejemplo, Oyster nació con la idea de apoyar a los negocios y emprendedores, por eso es que los créditos en línea que ofrecemos no tienen comisiones y, si pagas a tiempo, recibirás aún más crédito para que pronto puedas acceder a mejores montos crediticios.

Sin importar dónde decidas obtener tu crédito, toma la oportunidad de mantener las cortinas arriba de tu negocio con las diversas opciones crediticias a las que puedes acceder, aún cuando vayas empezando, y ve construyendo el camino para cumplir con éxito tus metas a largo plazo. 🙂

Artículos relacionados