❮ Atrás

Finanzas para Negocios

¿Qué es la inflación y cómo afecta a mi negocio?

La inflación es un fenómeno económico que le causa pesadillas a los dueños de los negocios porque usualmente se vincula con menos ventas, disminución en los ingresos y escasez en su flujo de efectivo; afortunadamente, hay algunas formas de reducir sus estragos.

¿Qué es la inflación?
Oyster 3 de mayo, 2022

Hasta el momento, el 2022 ha sido un año con pronósticos nada alentadores respecto a la inflación. Por ejemplo, según una nota de El Financiero, el Banco de México “actualizó a la alza su pronóstico para la inflación, pues ahora estima que cerrará 2022 en 4%” cuando estaba pronosticado en un 3.5% en diciembre de 2021.

Pero, ¿a qué se refiere todo esto? ¿Por qué estos datos pueden afectar a tu negocio? Y, ¿se puede hacer algo para que nuestras empresas no sufran el golpe tan fuerte que puede traer como consecuencia este fenómeno? En Oyster, nos dimos a la tarea de investigar al respecto y ayudarte a entender mejor de qué se trata la inflación.

¿Qué es la inflación?

Seguramente has oído -o has experimentado en carne propia- el famoso “ya no me alcanza”. Uno va al súper con el mismo presupuesto de siempre, pero “ya no alcanza” para comprarlo todo. Uno quiere llenar el tanque de su auto y “ya no alcanza” porque el precio por litro ahora está más caro. Quieres comprar insumos para tu negocio y “ya no alcanza” porque sus precios subieron. Todo esto es consecuencia de la inflación.

En palabras más simples, la inflación es el aumento del precio en bienes y servicios a lo largo del tiempo. lo que provoca que el dinero rinda menos y, como consecuencia, que se compre menos. Te preguntarás, ¿por qué sucede? Las causas son varias, pero usualmente sucede por un incremento en la demanda de bienes y servicios provocando que la capacidad productiva de un país no pueda cubrirla. ¿La consecuencia? Escasez y aumento de precios.

A pesar de que se escucha muy negativo el panorama, la inflación no siempre se considera negativa, de hecho, se estima que se incremente un 2% de forma anual para mantenerse “saludable”. El problema viene cuando la tasa sobrepasa este estimado (como lo vimos al principio, en México se estima que crecerá el doble al final de 2022 😟) y por eso es importante medir este fenómeno con regularidad.

En México, el INEGI es el encargado de medir el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), que refleja cómo van variando los precios de los bienes y servicios que consumimos todos los mexicanos versus nuestros ingresos. Estos reportes se actualizan de manera semanal, quincenal, mensual y anual. Con esta información, el Banco de México se encarga de regular la cantidad de dinero que circula en el país.

¿Cómo afecta la inflación a mi negocio?

Es importante destacar que la inflación actual ha surgido de una situación atípica; así es, nos referimos a la pandemia. Durante el 2020 todo el mundo se detuvo. Las fábricas cerraron, se dejaron de producir materias primas y la gente dejó de comprar como antes. Después de la vacunación, mucha gente ha retomado sus actividades y ha comenzado a comprar en gran medida de nuevo, sin embargo, no se ha podido suplir la gran demanda llevándonos a sufrir las consecuencias de la inflación.

Entonces, si los precios de materias primas han crecido y la demanda también, esto evidentemente afectará a tu negocio trayendo como consecuencia que tus precios tengan que subir para sobrellevar tus costos. Pero eso no es todo: la inflación también te puede traer dificultades como dueño de negocio.

Entre ellas, podrías encontrarte con que puede ser que hoy sea más caro administrar tu negocio. No solo los costos de materia prima aumentan, sino que pueden ser escasos, por lo que a lo mejor ni siquiera encuentras lo necesario para operar. Tus costos por empleado se pueden incrementar, pero también puedes notar que tus clientes ya no compran tanto como antes.

Asimismo, la inflación afecta algunos productos financieros enfocados a emprendedores, como lo son los créditos empresariales, porque sus tasas de interés tienden a subir, ya que las ganancias están basadas en algo que se conoce como “tasa de rendimiento real” que suele tornarse negativa para las instituciones financieras gracias a la inflación.

En otras palabras, si obtienes un crédito empresarial que te cobra de tasa de interés el 8% anual, pero la tasa de inflación es del 10%, entonces la tasa de rendimiento real se vuelve negativa para la institución financiera en un 2%. ¿La consecuencia? Sí, los intereses tienen que subir, porque nadie busca salir perdiendo. Pero no todo está perdido: a pesar que esta bola de nieve parece negativa, hay formas de hacerle frente a la inflación como negocio.

¿Cómo afecta la inflación a mi negocio?

¿Cómo proteger a mi negocio de la inflación?

Sobrevivir a un fenómeno como la inflación es posible como dueño de negocio. Lo importante es informarte, poner toda tu creatividad en el asador y realizar acciones que te permitan enfrentar tiempos difíciles con estrategia; por eso, aquí te compartimos algunas recomendaciones:

Mira hacia adentro de tu empresa y sé el mejor. A pesar de todo lo que ocurre en el mundo, no hay mejor momento para poner tu atención en tu proyecto e invertir de forma inteligente en él. Pon manos a la obra para mejorar tus procesos y volverte el mejor en lo que haces. Incrementa tus conocimientos y supera tus propios procesos. Mide constantemente el éxito de tu negocio y busca cómo adaptarte a una situación así para ofrecer un mejor servicio. Verás que esto traerá mejores estrategias de adaptación e, incluso, podrás limitar gastos para eficientar tus precios sin necesidad de que el incremento juegue en tu contra.

Piensa muy bien tu estrategia de precios. Ante la inflación, se vuelve muy difícil mantener los precios actuales; sin embargo, crear una estrategia de precios puede ayudarte mucho a no generar pérdidas. Uno de los factores que debes tener en cuenta es a tus competidores. Si tus precios se encarecen más que los de ellos, es probable que te “roben” clientes. Por otro lado, identifica bien qué productos podrían generar problemas por su aumento de precio, si a estos productos los dejas igual pero aumentas el precio en los bienes que no generarían tanto problema, estarías previniendo pérdidas. Otra recomendación es que a lo mejor mantienes o bajas el precio de tu producto estrella, pero lo incrementas en otros para que cuando te compren tu mejor producto, también te compren otros aprovechando la visita.

Revisa meticulosamente tus procesos. Estos son tiempos de ahorrar y de reducir todos aquellos gastos innecesarios. Revisa tu proceso de producción a detalle y encuentra maneras de reducir su costo. Reduce también el desperdicio en la medida de los posible pero siempre con miras en reforzar y hacer mejores tus procesos. Recuerda que todo dinero ahorrado se verá reflejado en tu balance final y fortalecerá tu flujo de caja.

Sé creativo al momento de vender. Estos son tiempos donde mejorar tus ventas se vuelve un objetivo a corto plazo. Implementar estrategias de atracción y conversión innovadoras se vuelve necesario, pero aplicadas en tus clientes ya existentes más que en la atracción de nuevos clientes. Asegurar su lealtad y participación es clave para sobrevivir a la inflación. Además, recuerda: un cliente nuevo cuesta mucho más que invertir en los que ya son tus clientes. Según Forbes, “atraer a un nuevo cliente puede costar 5 veces más que retener a uno existente. Y aumentar en 5% la retención de clientes puede aumentar las ganancias en un 25% o hasta un 95%”.

Planifica bien tus necesidades de efectivo y amplía tus métodos de cobro. Realiza pronósticos de gastos e inversión a mediano plazo para saber cómo debes mover tu flujo de efectivo, así estarás preparado para cubrir las necesidades básicas de tu pyme sin caer en problemas inesperados. Asimismo, apuesta por tecnologías que te permitan mejorar las finanzas de tu negocio y que te den más ingresos por cada venta que realices.

En este punto, Oyster es tu perfecto aliado, ya que te ofrece Oyster Link, una forma de generar ligas de pago en línea para mandarlas por cualquier medio electrónico que decidas a tus clientes y proveedores para que te paguen -sin pretextos- con tarjeta, efectivo o por SPEI. Todo, con una de las comisiones por venta más competitivas del mercado, lo que se refleja en más ingresos por venta.

Además, te quita del camino el invertir en terminales punto de venta, rentas mensuales, cumplir con mínimos de venta, compra de insumos, etc. Compara nuestro servicio y descubre cuánto le cuesta a tu negocio cobrar en línea con Oyster Link.

Esperamos que esta información te haya sido de utilidad y, si fue así, no olvides compartirla con tus colegas empresarios porque, estar mejor informados, nos ayudará a que juntos, podamos sobrevivir etapas difíciles como las que nos hace vivir la inflación en este momento. Hasta la próxima entrada de blog 😉 .

Artículos relacionados