❮ Atrás

Finanzas para Negocios

¿Qué tarjeta de crédito necesitas para emprender?

El uso de tarjeta de crédito se ha vuelto cada vez más común en nuestro día a día, pero entender que existen diferencias entre una tarjeta de crédito con enfoque empresarial y una con perspectiva comercial es crucial para conseguir un aprovechamiento óptimo del uso del crédito que, al final, impacta activamente en las finanzas y administración de los negocios.

Cliente pagando con tarjeta de crédito
Oyster 9 de septiembre, 2021

Estamos muy acostumbrados al uso y manejo de tarjetas de crédito personales, pero una vez que cruzamos la línea para volvernos emprendedores, nos toca cambiar nuestra perspectiva a una más comercial. Con ella, podemos constatar que esa tarjeta de crédito que usamos con regularidad tiene fines personales que no benefician nuestros planes de negocio.

Es decir, esa tarjeta de crédito que sacamos como cualquier cliente de banco, usualmente te es otorgada con una línea de crédito baja (misma que irá creciendo lentamente conforme a tus hábitos de compra y de pago), sus intereses son elevados y principalmente fueron creadas para adquirir productos pequeños o medianos de uso personal o para tu hogar.

Hay otras tarjetas de crédito con un enfoque más empresarial. Según un artículo de Forbes, “las tarjetas de crédito de negocios son líneas de crédito revolventes, que se entregan asociadas a un crédito empresarial, y dependiendo del banco, pueden financiar hasta por un mes de tus ventas”, lo que marca la principal diferencia con una tarjeta de crédito personal.

Ahora, según los indicadores básicos de créditos para pymes de Banxico a marzo de 2021, “se otorgaron 3.3 miles de créditos y acumularon un saldo de 1.3 miles de millones de pesos” de abril de 2020 a marzo de 2021, refiriéndose a las tarjetas de crédito.

Y, según su análisis general, se destaca que “el crédito a PyMEs aumentó de forma consistente hasta alcanzar su nivel máximo en mayo de 2016 y, posteriormente, comenzó a decrecer llegando a marzo de 2021 con el menor crecimiento acumulado de todos los tipos de cartera durante el periodo de revisión”, lo que nos habla de las dificultades de acceso a créditos empresariales que hay en la actualidad.

Derivado de esta situación, el mismo artículo menciona que hasta 2018 “el 17% de las Pymes usa una tarjeta de crédito personal para financiar actividades del negocio”, lo que en sí ya representa una problemática que puede provocar grandes inconvenientes a una empresa.

¿Por qué no utilizar tu tarjeta de crédito personal en tu negocio?

Muchos empresarios usan su tarjeta personal para las necesidades de su negocio, como vimos anteriormente, ya sea por la falta de acceso a créditos empresariales en México o porque al ya contar con una tarjeta de crédito personal en sus manos, se les hace fácil utilizar su limitada línea de crédito para fines empresariales, pero esto solo trae inconvenientes.

Por ejemplo, una misma línea crediticia que se ocupa para gastos personales (como despensa, doctores, entretenimiento, vestido, escuelas) y para necesidades de negocio (inversiones en activos, pago de proveedores, insumos, pago de nóminas, viáticos, pago de servicios) lleva sin lugar a dudas a un caos administrativo. Mezclar los dos ámbitos debería incluso estar vetado.

No hay que olvidar que un negocio genera compromisos financieros constantes para los cuales no siempre el flujo de efectivo alcanza; esta es una de las principales razones por las que se llega a utilizar la tarjeta de crédito personal, pero al estar mezclados ambos ámbitos, es probable que tu crédito disponible se vea disminuido y limitado con rapidez, sin mencionar que este hábito te obligaría a llevar un manejo del estado de cuenta microscópico para saber qué asuntos son personales y cuáles de tu negocio.

Recuerda que una tarjeta de crédito tiene un límite de fondos que irá disminuyendo conforme lo vas usando; esto puede significar que ante una emergencia personal (como una hospitalización o el pago de inscripción o colegiatura de la escuela) o una emergencia de negocio (la reparación de un activo esencial o un pago urgente a un proveedor) no se pueda cubrir debido a que tu línea de crédito ya está siendo ocupada.

Las necesidades de negocio suelen derivar en pagos más altos que los que se hacen de forma personal; por eso, la solución siempre es mantener ambos aspectos separados y, para lograrlo, es que existen las tarjetas de crédito empresariales.

Aspectos generales de las tarjetas de crédito para negocios

Una tarjeta de crédito empresarial está diseñada para las necesidades de un negocio, ya que la asignación de su línea de crédito impulsa a su crecimiento sin arriesgar las finanzas personales de su dueño.

Por ejemplo, ofrecen tasas de interés competitivas y herramientas que facilitan la gestión administrativa como el fácil acceso a la información del estado de cuenta para realizar un flujo de caja y una contabilidad más eficiente o, incluso, asignar un tope de gastos que permita un mayor control presupuestal.

También, dependiendo del emisor, se puede disponer de efectivo que se obtiene directamente del crédito en cajeros automáticos, acceder a promociones especiales como descuentos o meses sin intereses, asegurar tus compras u obtener plásticos adicionales para tu personal, creando políticas de uso específicas para cada uno.

Al ser una tarjeta de crédito empresarial, es muy importante crear buenos hábitos y entender el aspecto comercial que conlleva; por eso, antes de obtener una, te recomendamos:

  • Hacer una planeación estratégica que te permita tener claridad y visibilidad de lo que tu negocio necesita y que vaya acorde a tu realidad financiera.
  • Nunca más volver a mezclar tu ámbito personal con el del negocio. A pesar de que ya tendrás tus tarjetas separadas, a veces es tentador volver a mezclarlas y, de nuevo, eso te llevará a un caos administrativo. Por eso es mejor que planees que cada cuenta tenga sus recursos propios y que las administres de forma independiente.
  • Ten tus papeles en orden. Regularizar tu situación fiscal es lo primero que tendrás que atender si deseas solicitar una tarjeta de crédito empresarial, ya que el análisis varía si eres persona física o moral. Por ejemplo, como persona física se valoran dos capacidades de pago: las de tu persona y la de ser empresario, lo que puede complicar tu análisis si es que no tienes muy clara la división entre ambas.

¿Cómo elegir la mejor tarjeta de crédito empresarial para tu negocio?

Ahora que ya tienes la seguridad de adquirir tu tarjeta de crédito empresarial, aquí te damos algunos tips para elegirla bien:

  • Infórmate minuciosamente. Busca las ofertas del mercado y compara tasas de interés, cobros por atrasos, anualidades, cobros por disposición de efectivo y hasta líneas de crédito, ya que al no ser un crédito personal, las líneas pueden variar de una institución a otra y los plazos también.
  • Evalúa tu situación financiera. Una tarjeta de crédito para empresas genera gastos de mantenimiento o anualidades e intereses que, si no se tiene estabilidad financiera, llevarían a un inminente sobreendeudamiento. Acceder a estas herramientas conlleva un cierto grado de responsabilidad que debes asumir y ser capaz de cumplir para evitar problemas futuros.
  • Analiza la naturaleza de tus necesidades empresariales. Revisa a detalle si tus necesidades reales justifican el uso de una línea de crédito amplia y especializada en tu negocio; así sabrás el momento perfecto para solicitar una tarjeta de crédito.
  • Una vez con ella, úsala solo cuando la necesites. La planeación para saber en qué invertir el crédito es crucial para mantener las finanzas de tu negocio saludables y realistas de acuerdo a tu situación financiera actual, además de darle un extra control de gastos a tu administración. Así, no solo ayudarás con la gestión de pagos y cobros de tu pyme, sino que ganarás mayor claridad en tus movimientos financieros.

Ahora cuentas con más información que te puede ayudar a elegir bien una tarjeta de crédito enfocada en tu emprendimiento. Y si estás buscando una plataforma financiera que amplíe con regularidad sus herramientas para darte una oferta integral de negocio, no olvides consultar todo lo que Oyster puede hacer por ti y tu negocio 🙂 .

Artículos relacionados