❮ Atrás

Finanzas para Negocios

Fraudes en línea: lo que debes saber para evitarlos

Todos los negocios ansiamos poder terminar el día con un corte de caja que cuadre perfectamente con las ventas realizadas. Ahora, si nuestras transacciones incluyen los pagos en línea, deseamos que nunca nos toquen los desagradables fraudes cibernéticos que podrían comprometer nuestra salud financiera y quitarnos la sonrisa del rostro; por eso, aquí te explicamos lo que debes saber para prevenirlos.

Tipos de Fraude en Línea
Oyster 4 de abril, 2022

El avance tecnológico da pasos agigantados para agilizar la implementación de herramientas que faciliten la venta en línea de productos y servicios. Incluso, ya hay estrategias que impulsan ciertos tipos de ventas como el m-commerce o el s-commerce pero, así de rápido también se actualizan y se vuelven más sofisticadas las acciones fraudulentas en este tipo de transacciones.

Esto lleva a los negocios a reforzar sus áreas de riesgo y antifraude, incluyendo la adopción de mejores programas y protocolos de seguridad en el proceso de compra para evitar, en la medida de lo posible, ser víctimas de los intentos de fraudes en línea que traen muchos problemas financieros, no solo para los dueños de las tarjetas, sino también para los negocios que envían un producto o servicio tras una compra de este tipo.

Fraudes en línea, una tendencia a la alza en 2022

Según un reportaje de la revista Expansión sobre lo fuerte y sofisticado que se ha vuelto el fraude en e-commerce en 2022, nos comparten que hay dos tendencias marcadas de esta actividad ilícita para este año. La primera involucra un riesgo enorme al perder grandes ingresos debido a la compra de productos a través de tarjetas robadas o clonadas.

El reclutamiento de ‘mulas’ a través de tácticas de ingeniería social consiste en ofertas de trabajo por empresas de logística falsas, donde prometen a la gente ganar buen dinero, en pocas horas, y trabajando desde casa. Su consigna es realizar pagos en línea para adquirir productos y enviarlos de un destino a otro.

Con estas tácticas no solo ponen en riesgo a las personas que aceptan trabajar en algo que los puede meter en serios problemas, sino que, al realizar las compras por redes sociales, email o mensajería instantánea, las transacciones suceden mucho más rápido y, por lo tanto, las campañas de fraude tardan más tiempo en ser aplicadas.

Tipos de fraude en línea

Un fraude en línea siempre llegará a los oídos de un negocio gracias al famoso “contracargo”, que es cuando un dueño de tarjeta no reconoce una transacción y habla a su emisor financiero para levantar un reporte y pedir recuperar ese dinero y, así, no lo tenga que pagar él.

En México, el proceso de un contracargo casi siempre beneficia al tarjetahabiente ya que los bancos piden prueba física y firmada para comprobar que una venta se llevó a cabo. Como el pago fue en línea, los comercios no pueden comprobar la compra y suelen no solo perder el dinero de esa venta, sino también el producto que enviaron.

Ya hemos platicado en este blog sobre algunos tips para evitar los fraudes en línea, pero para poder estar mejor preparados frente a ellos, tenemos que conocerlos primero; por eso, aquí te compartimos algunos para que los conozcas:

La segunda tendencia se basa en la creación de “nuevas granjas de bots”. Esto se refiere a una práctica donde se hacen compras en “rápida sucesión”, es decir, a gran velocidad con miles de cuentas de crédito robadas o clonadas, para comprar todos los productos populares de un inventario, para después re-venderlos mucho más caros. El artículo incluso nos menciona que en 2020, hubo un aumento del 146% en ataques de bots.

  • Carding. Pruebas a través de un software automatizado donde, al contar con solo algunos datos de una tarjeta, se intentan realizar compras por montos pequeños hasta confirmar los datos faltantes y, una vez recolectada esta información, realizar compras mayores.
  • Cash-out. Usualmente se realiza en certificados de regalo donde el comprador fraudulento levanta un contracargo por el certificado y después lo vende en efectivo.
  • Clean fraud. Cuando se realizan compras con los datos de una tarjeta clonada.
  • Correo basura. Envío de emails, no solicitados, con fines comerciales o publicitarios y donde se pide que descargues un archivo o des clic en un botón que descargará un programa en tu computadora para robar tus datos.
  • Smishing. Mensajes de texto en un celular para dar clic en una liga que descargará un programa para robar tu información bancaria.
  • Phishing. Llamadas de supuestas entidades financieras donde te piden tus claves para detener un cargo no reconocido pero donde en realidad solo buscan obtener tu información financiera.
  • Pharming. Banners o pop ups que te redirigen a una página web falsa para robar tu información. Usualmente traen anuncios de que ganaste algo para que des clic en su botón.

Acciones que los negocios pueden implementar para evitar el fraude

Ahora que conoces algunas prácticas y formas de fraudes en línea, llegó el momento de compartirte algunas acciones que puedes realizar para evitarlos:

  • Invierte en un buen talento para tus áreas de antifraude y tecnología.
  • Da tu información de contacto de forma clara a tus clientes. Así, si existe algún inconveniente con su pedido, te localizarán a ti primero y no a su banco, donde podría generarse un contracargo que te puede afectar.
  • Establece y comunica tus métodos de devolución. Así, tendrán muy claro bajo qué condiciones sí se puede realizar una devolución, lo que evitará que pierdas tu producto.
  • Mantén comunicación constante con tus clientes. Envía emails de confirmación de compra, que el envío va en camino e, incluso, que ya llegó. Esto ayudará a documentar tus procesos de distribución y además podrás mantener contacto más cercano con tus clientes en dado caso que exista un malentendido en sus pedidos.
  • Elige bien a la empresa que procesa tus pagos. Usualmente, contratar un intermediario que gestione tus pagos incluye programas anti-fraudes que pueden beneficiar tu operación. Por ejemplo, que tengan un proceso de 3D Secure, es decir, una verificación de dos pasos enfocada en confirmar que el cliente legítimo está realizando la compra.
  • Implementa en tu sitio un procesador de pago que te brinde también una protección anti-fraude y ante cualquier transacción dudosa; mantente en comunicación con ellos para poder realizar acciones que te beneficien al final del día.

Asimismo, las instituciones financieras están optando por la activación de la geolocalización para usar productos financieros, lo que está orientado a minimizar el fraude en línea al saber desde dónde se están realizando las compras.

Como puedes ver, estar informado puede ser muy útil al momento de realizar acciones que minimicen el impacto de un posible fraude en línea. Si te sirvió esta información, no olvides compartirla en redes sociales y ayudar a otros dueños de negocio a saber lo que tienen que hacer para evitar que sus finanzas se vean afectadas por un fraude online 😉 .

Artículos relacionados