❮ Atrás

Academia Oyster

Historia de las Fintech en México

Mejorar los servicios financieros y hacerlos más eficientes es el motor que mueve a las Fintech, quienes unen los beneficios de los servicios financieros con los de las tecnologías de la información para brindar una mejor experiencia que rompa el modelo de servicio tradicional en pro de los usuarios; por eso, hoy te platicamos un poco de su historia.

historia-fintechs
Oyster 29 de noviembre, 2021

El siglo pasado vio nacer un sinfín de desarrollos que revolucionaron varias industrias, principalmente por la inclusión de la tecnología, pero si hablamos del desarrollo de la tecnología financiera, según el libro Fintech de Bancomext, se suele dividir este avance en tres etapas que resumen su evolución: el avance de lo análogo a lo digital (1866 – 1987); luego vino el desarrollo de los servicios financieros digitales tradicionales (1987 – 2008) y, por último, la democratización digital de los servicios financieros (2009 hasta nuestros días).

A tal grado ha llegado el impulso de las Fintech que, según Milenio, “México representa el destino favorito para las fintech extranjeras…donde han aterrizado el mayor número para un país de América Latina”. Por eso, creemos importante conocer cómo han ido evolucionando las Fintech para llegar a ser tan importantes en el mundo de los negocios hoy en día.

La evolución de las Fintech según sus etapas de desarrollo

Ya hemos hablado en este blog más a fondo sobre qué es una Fintech, pero recordemos que Abraham Leon Bettinger, quien acuñó el término, la define como “un acrónimo que significa ‘tecnología financiera’, y que combina la experiencia bancaria con técnicas modernas de administración científicas y la computadora”, y ahora veremos cómo ha evolucionado.

Avance de lo análogo a lo digital (1866 – 1987)

Los años 1865 y 1866 vieron el invento del pantelégrafo (transmisión de mensajería precedente al fax) y se coloca el primer cable transatlántico. En 1918 y 1919, se instituye el servicio de transferencias de fondos que conecta a 12 bancos y ya se empieza a escribir sobre cómo la tecnología podría influir en las finanzas en el libro “The Economic Consequences of the Peace”, de Maynard Keynes.

Para la década de los 50 se crea la primera tarjeta de crédito y en los 60 se crea el primer sistema electrónico del mercado de acciones. Ya en 1966, se usa la red global Telex para comunicar al sistema financiero. El año de 1967 vio cómo se instaló el primer cajero automático y en 1970 se establece el sistema de cámara de compensación interbancario para transmitir órdenes de pago en dólares entre bancos del mundo.

1971 vio el surgimiento del Nasdaq en Estados Unidos. En 1973, para mejorar los pagos transfronterizos, se estableció SWIFT, la Sociedad Interbancaria Global de Telecomunicaciones Financieras. La tecnología avanzada se hace presente en 1982 cuando se funda la primera correduría online. Al siguiente año aparece la banca online en Gran Bretaña y, al año siguiente, se hace la primera compra online en Tesco. Por último, en 1987, sucede el lunes negro que afecta a los mercados de todo el mundo.

Desarrollo de los servicios financieros digitales tradicionales (1987 – 2008)

Es hasta 1993 cuando se acuñó por primera vez el término Fintech. En 1998 se establecen los primeros sitios web transaccionales para la banca en la mayoría de los bancos de Estados Unidos. Diez años más tarde, sucede una crisis financiera que se termina convirtiendo en crisis económica y en 2009 se libera la primera versión de las criptomonedas, el Bitcoin.

En medio de este periodo, en marzo del 2000, surge PayPal, propiedad de Elon Musk y gracias a este hallazgo es que se considera instaurada la idea de una Fintech como tal, porque fueron los primeros que establecieron transacciones entre personas de forma segura cuando, hasta ese entonces, solo se podían hacer entre compañías.

La democratización digital de los servicios financieros (2009 hasta nuestros días)

En 2011, las personas ya pueden utilizar su Smartphone para hacer pagos gracias a Google Wallet. En 2014 empiezan a llegar las primeras Fintech a América Latina. Un año después, ya se empieza a ver un cambio de hábitos en los consumidores cuando ya se empieza a utilizar, en mayor medida, la banca por Internet.

Apenas en 2016 salió el primer curso de licenciatura sobre Fintech. En 2017 se incrementan las alianzas y colaboraciones de las startups Fintech con instituciones financieras tradicionales y en 2018 es el año en que se aprueba la Ley Fintech en México.

El auge creciente de las Fintech no fue muy bien visto al principio por las instituciones financieras tradicionales al ser percibidas como una amenaza pero, con el paso del tiempo, han ido reconociendo que lo mejor es crear una alianza con ellas para permitir abarcar nichos de mercado que, hasta el momento, ellas no habían podido cubrir.

PayPal, el parteaguas de las tecnologías financieras tradicionales

En su segunda etapa de evolución, hicimos énfasis en PayPal y esto es debido a que las operaciones financieras por Internet llegaron a las manos de los usuarios gracias a su influencia. Sí, hoy podemos hacer compras online de forma segura gracias a toda la tecnología y servicios que PayPal comenzó a implementar.

Su origen nos lleva a Silicon Valley en 1998, cuando se llamaba “Confinity” y cuya misión era facilitar las transacciones de dinero entre dispositivos PDA. Con el paso del tiempo, entendieron el gran potencial que había en mover dinero electrónico a través de computadoras de forma segura y fue en 1999 cuando lanzaron el primer prototipo para hacerlo, basándose en los protocolos para enviar y recibir correos electrónicos.

De aquí surgió la pregunta que lo cambiaría todo: ¿qué pasaría si los pagos pudieran hacerse entre personas? Entonces se unieron a otra compañía, “x.com”, cuyo fundador era Elon Musk, y trabajaron tan de la mano que pronto Musk se convirtió en el CEO, sucedido por Peter Thiel quien fundó propiamente el nombre de PayPal y creando su razón de ser: la plataforma que facilita los pagos entre usuarios de Internet.

Pasar el poder a los usuarios fue la filosofía que tomaron las Fintech más adelante para comenzar su rápida evolución hasta llegar a México.

Los participantes Fintech mexicanos

PayPal llega a México en 2010 y es la primera filial de toda Latinoamérica, marcando así la entrada de las Fintech en nuestro país. Este fue el banderazo de salida para que, en 2011, se comenzaran a crear diferentes empresas enfocadas en la financiación peer-to-peer y en los medios de pagos alternativos a la banca tradicional.

Los primeros participantes fueron las Fintech creadas por Vicente Fenoll (Kubo.Financiero) y Héctor Cardenas (Conekta). Para 2012 se une “Clip”, impulsando el pago con tarjeta a través de dispositivos móviles, creada por Adolfo Babatz y Vilash Poovala. En 2013 llega “Konfío” de David Arana, y “Kueski” de Adalberto Flores y Leonardo de la Cerda; en 2014 llega la pionera en comercio de criptomonedas: “Bitso” de Pablo Gómez y Daniel Vogel.

Para el 2016 ya había 158 startups dedicadas al sector Fintech, lo que llevó a Hacienda a trabajar en una legislación que se terminó materializando con la aprobación de la Ley Fintech y, con ella, poco a poco se han ido reglamentando y estandarizando los procesos para que las Fintech puedan operar bajo reglas claras.

Y así es como, en mayo de 2020, Oyster llega a ofrecer la primera tarjeta física y digital para negocios, comenzando nuestra historia enfocada en hacer crecer las pymes mexicanas y en impulsar la innovación de servicios financieros a través de las tecnologías, poniendo soluciones en las manos de los emprendedores para que construyan una mejor salud financiera y el crecimiento que todas necesitan.

En Oyster nos sentimos muy orgullosos de formar parte de esta gran historia de las Fintech en México y mucho más de contar con emprendedores que confían en nosotros como una alternativa que sí busca poner su negocio en constante movimiento 🙂 .

Artículos relacionados