❮ Atrás

Tips para Emprender

5 tips para mejorar la productividad empresarial

Mejorar la productividad de tu empresa requiere de ciertas estrategias que, bien planificadas e implementadas, pueden hacer la diferencia entre lograr y exceder los objetivos del mes o quedarte corto. ¡Sigue leyendo y conócelas!

Mujer trabajando en su negocio
Oyster 27 de septiembre, 2021

Todas las empresas hablan de la productividad; en todas las juntas de resultados se resalta la productividad, en todas las reuniones de objetivos la productividad tiene un rol central y en nuestro día a día la escuchamos a diario.

Pero, ¿qué es la productividad?

Según la Real Academia de la Lengua, la productividad se define como la “relación entre lo producido y los medios empleados, tales como mano de obra, materiales, energía, etc.”. En otras palabras, la productividad son los resultados y lo que se gasta en generarlos.

Esto quiere decir, por mera lógica, que entre menos recursos gastemos y tengamos una mayor cantidad de productos/servicios elaborados, la productividad será mejor, y que entre más recursos gastemos, nuestra productividad se verá afectada, ¿no es así?

No, no es así.

Esta definición de productividad está eliminando de la ecuación al punto más importante de la cadena laboral: el trabajador. Sin él, ninguna empresa puede llevar a cabo su operación debido a que no tiene quién la realice, y también se deben invertir recursos para garantizar el bienestar y la felicidad de los trabajadores dentro de cualquier negocio.

Lejos quedaron (o se está luchando porque queden atrás) los tiempos en los que las fábricas y empresas explotaban laboralmente a sus trabajadores y se centraban poco o nada en sus necesidades, incluso en las básicas. Ahora, es más común encontrar negocios en los que el trabajador es la pieza fundamental del rompecabezas, y lo hacen notar con iniciativas que velan por su seguridad, su bienestar y su felicidad.

Si quieres mejorar la productividad empresarial, debes de tener en cuenta, para empezar, que significa invertir recursos en el bienestar de tu plantilla. No te preocupes; esos recursos se verán reflejados en el impacto que las siguientes iniciativas tendrán sobre tu producción y sobre las ganancias de tu negocio.

1. Motiva a tu equipo

Tómate el tiempo de preguntarle a tu equipo cómo se siente, qué preocupaciones (laborales o personales) tiene, en qué puedes ayudarlo, si tiene un problema con las funciones que está realizando en ese momento… Aunque no lo parezca, este tipo de acercamientos pueden hacer la diferencia en la relación entre tu equipo de trabajo y tú, lo que se verá reflejado en una mayor lealtad y productividad.

2. Pondera el lado humano

Siguiendo con el consejo anterior, enfocarte en el lado humano de los trabajadores los hará sentir más motivados y, sobre todo, vistos. Puedes optar por darles libre el día de su cumpleaños, agregar un número importante de días de ausencia por problemas personales (además de sus vacaciones), dar el salto al trabajo remoto, enviarles detalles en fechas especiales… Todo lo que les haga sentir que no son solo trabajadores para ti, es más que bienvenido.

3. La comunicación lo es todo

Como en todas las relaciones, la comunicación es un aspecto vital para el éxito de tu empresa. ¿Cuántas veces has visto que dos equipos trabajan en un mismo proyecto y se duplica el trabajo? O, por el contrario, ¿en cuántas ocasiones te has enterado de que un proyecto no se realizó debido a falta de comunicación? Entre más alineado y en armonía se encuentre tu equipo, mejores resultados tendrán.

4. El que mucho abarca, poco aprieta

El multitasking se ha glorificado a lo largo de los años por parte de las empresas de corte clásico, pero no hay nada mejor que enfocar todos tus pensamientos y esfuerzos en una sola tarea a la vez. Si dejas que tu equipo se llene de proyectos y pendientes al mismo tiempo, las presiones y las prisas harán que los minutos dedicados a cada proyecto sean menores y los resultados no serán los ideales.

5. Suelta las riendas

Parte de tu responsabilidad como empleador es contratar al mejor equipo disponible para tu empresa; por lo tanto, si contratas a alguien es porque confías en sus capacidades. Entonces, ¿por qué muchos empleadores no dejan actuar con libertad a su equipo? Motivar a todos los miembros de tu empresa a innovar debe ser uno de los principales objetivos desde el día uno, además de dar responsabilidades específicas a cada uno de los miembros de tu equipo. Así, todos sabrán qué es lo que deben hacer y se sentirán respaldados por tu confianza, mientras que tú podrás dedicarte a realizar otras funciones y evitarás retrasar el trabajo con una constante supervisión.

Aplica uno o todos los consejos que te damos y verás cómo no solo la productividad de tu negocio se irá a las nubes, sino que la cultura laboral mejorará inmensamente y tus trabajadores estarán encantados de formar parte de tu equipo.

Artículos relacionados