❮ Atrás

Tips para Emprender

¿Cómo gestionar mi negocio si soy nuevo emprendedor?

Abrir un negocio es una tarea titánica y, si tomamos en cuenta que aún estamos viviendo en medio de la pandemia, este nivel de dificultad se incrementa aún más, pero tampoco significa que sea imposible; por eso, en Oyster te compartimos los mejores tips para aprender a gestionar tu nuevo negocio y puedas mantener sus puertas abiertas por largo tiempo.

Gestión de Negocios
Oyster 25 de octubre, 2021

Cuando tomamos la decisión de abrir un negocio, usualmente es porque hay una actividad, oficio o servicio que dominamos y al cual podemos otorgarle un valor agregado que nos haga destacar de la competencia existente. Pero dominar ese aspecto no nos asegura llevar bien nuestro negocio. Hay otros factores que intervienen en su supervivencia y, uno de los más importantes, es la gestión empresarial.

¿Qué es la gestión de negocios?

La gestión de los negocios se refiere a un conjunto de actividades estratégicas que buscan desarrollar, crecer y posicionar a una empresa, con el objetivo de alcanzar satisfactoriamente sus objetivos. Aquí es donde se vuelve esencial la buena organización, administración y el correcto análisis de la información relativa al negocio para tomar buenas decisiones.

Dentro de la gestión empresarial también se vuelve importante conocer lo que los competidores están haciendo, el grado de satisfacción de tu público objetivo y cómo los avances tecnológicos están afectando al ramo en el que te desarrollas. Esto representa un aspecto fuera de tu control interno pero que debes tomar en cuenta para alinear y modificar tus objetivos de negocio.

Un factor externo que está afectando a los negocios

Aparte de todas estas variantes, hoy en día, la pandemia ha afectado directamente la existencia de los negocios en México y en el mundo. Por ejemplo, a principios de este año, un artículo de Expansión analizaba diferentes métricas de diversos estudios donde se menciona que “México perdió 1,010,857establecimientos en 17 meses” y que “de los 4.9 millones de negocios micro, pequeños y medianos, registrados en mayo de 2019…sobrevivieron 3.9 millones (79.2%) a septiembre de 2020.”

Asimismo, se menciona que “los establecimientos que cerraron representaron el 20.8% del total, y nacieron 619,443 establecimientos, que representan 12.8% de la población de negocios del país, de mayo 2019 a septiembre 2020.” Todo esto nos habla de la alta tasa de negocios que están cerrando sus puertas versus la menor cantidad de negocios que las están abriendo.

Y sí, muchas de las causas de estos cierres han sido afectaciones originadas por los estragos de la pandemia, pero antes de que existiera este encierro, una de las principales razones por las que los negocios cerraban era por falta de una buena gestión empresarial, y como este aspecto sí puede ser controlado por ti, decidimos compartirte algunos tips que te permitirán llevar una mejor gestión en tu nuevo negocio.

Consejos para una buena gestión de negocio

Lo primero que hay que tener claro es que toda buena gestión de negocio nace de la idea de coordinar y supervisar todas las actividades que se realicen de forma eficiente y eficaz. Llevar una administración correcta permitirá que tu crecimiento empresarial sea sostenible, que haya espacio para mejorar procesos y que tengas un mejor aprovechamiento de tus recursos.

Y te preguntarás, ¿cómo hago esto? Bueno, la base se encuentra en cuatro pilares importantes que debes tener bien definidos desde un inicio:

  • Planea: debes conocer la situación actual de tu negocio y tener claro a dónde quieres llegar. Con base en esto, debes definir los objetivos de negocio y determinar qué pasos vas a seguir para alcanzarlos.
  • Organiza: define qué recursos serán necesarios, cómo serán distribuidos y quiénes serán los responsables de trabajarlos para obtener los resultados esperados.
  • Dirige: la motivación de tu equipo es esencial para alcanzar los objetivos. Si ves que algo no está funcionando, aplica diversos estilos de negociación y siempre busca una solución usando canales de comunicación efectivos para lograrlo.
  • Controla: conoce y supervisa todas las acciones que se están llevando a cabo y evalúa constantemente los resultados que se están obteniendo. Esto te permitirá corregir cualquier paso a tiempo para no retrasar el logro de tus objetivos.

Una vez definidos e implementados estos pilares, puedes seguir con el siguiente consejo.

Define tu modelo de negocio

En palabras simples, el modelo de negocio es la forma en la que tu empresa hará dinero. Para comenzar a definirlo, es sumamente importante conocer y monitorear las entradas (ingresos) y las salidas (gastos). Esto te permitirá organizar y controlar mejor lo que gastas y pensar en nuevas formas de hacer que entre dinero al negocio.

No hay reglas que te indiquen qué pasos seguir para hacer dinero, pero una planificación y análisis financiero siempre serán la clave para robustecer tu modelo de negocio, ya que al saber con certeza cómo se comporta tu empresa, obtendrás su panorama real y completo para tomar decisiones que te permitan gestionarla mejor.

Otro aspecto importante para crear ingresos se encuentra en las estrategias de atracción y conversión que establezcas en tu modelo de negocio; todo se sustenta en la creación de objetivos inteligentes que garanticen cada vez mayores entradas y menos salidas.

Fortalece tu ventaja competitiva

Encontrar una ventaja que haga único a tu producto o servicio es esencial para la obtención de recursos y la supervivencia de tu negocio. Hay diferentes tipos de estrategias que puedes delimitar dentro de tu empresa: de marketing, de ventas, de comunicación, etc., pero antes de accionarlas, hay ciertas preguntas que debes realizarte:

¿De qué manera voy a ser diferente a la competencia?
¿Cuál es el valor agregado de mi producto o servicio?
¿Cómo puedo mantener esa ventaja competitiva con el tiempo?

Las respuestas podrán definir tus estrategias de innovación y tendrán que ir mutando con el tiempo, ya que debes modificarlas de acuerdo a las tendencias del mercado y a los pasos estratégicos que hagan tus competidores; para ello, es muy importante que realices constantemente estudios de benchmark de tu competencia.

Invierte en tu negocio

Un aspecto de los más importantes es cómo vas a desembolsar tu capital. La regla de oro al iniciar es separar tus finanzas personales de las de tu negocio. Una vez hecho esto, crea un plan donde contemples tus gastos a largo plazo, pero en el que también realices un análisis de los recursos que debes de invertir a corto plazo para que tu negocio funcione.

Es común que al principio queramos todas las cosas que nos hacen falta, pero es esencial determinar con qué empezar para obtener los recursos necesarios que nos permitan crecer y adquirir todo eso que deseamos para nuestro negocio. Aquí es donde los créditos empresariales cobran su relevancia; es esencial saber utilizarlos a nuestro favor para evitar caer en problemas financieros inesperados y aprender a jugar con nuestra liquidez.

Para finalizar, es muy importante que, para seguir invirtiendo, realices un registro diario de todas tus ventas, egresos, cotejo de facturas y recibos; es decir, llevar una contabilidad de negocio constante para siempre tener visible y actualizada tu realidad financiera. Asimismo, controla tu inventario para siempre llevar una buena administración de tus recursos, porque esto será vital para obtener una salud financiera que le permita a tu negocio vivir por mucho tiempo.

No olvides que en Oyster también impulsamos tus objetivos a través de créditos para negocio que te permitan lograr parte de estas recomendaciones y también compartimos más información relevante que puede servirte para mantener tu negocio en constante crecimiento 🙂 .

Artículos relacionados