❮ Atrás

Tips para Emprender

¿Antes era más sencillo emprender? Emprender en la actualidad

Hoy, ante un mundo de tanta competencia e incertidumbre donde pareciera que el sol sale para todos, ¿realmente estamos en la misma igualdad de oportunidades para iniciar un negocio que antes?

Negocio de sastrería
Oyster 7 de octubre, 2021

Emprender hoy suena casi a una misión para valientes. Abandonar la seguridad de una quincena o un salario garantizado para aventurarse al incierto mundo del emprendimiento,
no es una decisión fácil, porque implica salirse de la zona de confort para perseguir un sueño.

Aunque lo cierto es que cualquiera podría emprender su propio negocio, mas no cualquiera tendrá éxito. Pero también hay una realidad, el emprendimiento no es para todos.

La idea del emprendedor está ligada al líder que cansado de trabajar para que otros logren sus sueños, trabaja para conseguir los suyos. Que simplemente un día decide renunciar a su empleo y empezar su negocio en su cochera, con cientos de facturas que pagar. El cliché.

Hay muchos errores comunes en el mundo del emprendimiento. Se suele decir que hay que fallar muchas veces para poder dar en el clavo. Todo camino al éxito está pavimentado de tropiezos. Todos conocemos las historias de éxito de muchos grandes emprendedores que fracasaron en sus primeras empresas antes de fundar la buena.

Existen mitos e historias engañosas en cuanto a los emprendedores que lograron construir su imperio. El clásico cuento de hadas en donde un joven audaz e innovador que no encontraba su lugar en el mundo, trae una idea en la cabeza que se viene gestando desde hace tiempo cuando era un empleado, que su propio jefe rechazaba y ninguno de sus compañeros creían en él. Las circunstancias de la vida lo orillan a tomar una decisión, con veinte dólares en la bolsa le pide prestado a su madre, usa la cochera de casa de sus padres, pinta una cartulina con el nombre de su incipiente compañía… y el resto es historia.
Es una historia tan contada que hemos oído muchas veces. Pero, ¿qué tan cierto es? O planteado de otra manera ¿esa historia puede ser la tuya?

mujer con negocio de ropa y modas

La fórmula anterior nos deja la lección de que no importa cuántas veces fracases, siempre puedes volver a empezar. Es una historia romántica pero no contextualizada en la realidad de muchos países, comunidades y sociedades. Cada negocio satisface las necesidades de cada país. Los negocios que pueden funcionar en un lado, pueden no funcionar en otro.

Inconscientemente pensamos que si Branson, Bezos, Musk, Gates, Zuckerberg, Jack, Hastings, Kalanick, Chesky, Cuarón, Iñárritu, García Márquez, Hefner, Jann Wenner, Shane Smith y un interminable etcétera pudieron, yo también.

No solo cada país es diferente, también cada emprendedor lo es. Cada uno viene con ciertas ventajas y desventajas que pueden impulsarlo en su trayecto al éxito. Un emprendedor en un marco de circunstancias específicas en donde logra la victoria, puede no hacer nada en otras.

Pero siempre es importante sentar un precedente, el primero que lo hace será inspiración de nuevas generaciones que querrán transitar su camino.

¿Pero entonces si era más fácil emprender antes que ahora?

En el pasado había menos competencia. Nuevas necesidades iban surgiendo y con ello nuevos negocios. Hoy pareciera que todo ya existe, que ya todo está creado, que cualquier idea, por más genial que sea, ya está. Sin embargo el mundo cambia constantemente y no solo nuevas necesidades van apareciendo, también nuevos modelos y formas de hacer las cosas.

Y sabiendo esto, ¿por qué fallan tantos emprendedores?, ¿por qué hay más fracasos que éxitos?

Errores comunes del emprendimiento que llevan al fracaso son:

  • Inexperiencia. Se quiere innovar en una industria o giro en donde se tiene poca o nula experiencia. Dice el dicho que para ser jefe se tuvo que haber sido empleado. Muchos jóvenes emprendedores quieren saltarse eso.
  • No escuchar consejos. Muchos emprendedores se guían por un especie de feeling, de creer cómo funciona el negocio en el que pretenden innovar, creen conocer sus debilidades y sus áreas de oportunidad, incluso hay quienes podrían llegar a creer que están destinados a hacerlo. Todo lo anterior impide que estén abiertos a consejos, guías, mentores y capacitaciones.
  • Construyen un equipo equivocado. Es muy común que los emprendedores formen un equipo de trabajo con sus amigos, ambos motivados por un sueño sin considerar si tienen las aptitudes necesarias. La historia nos ha enseñado muchas fórmulas exitosas de amigos de la universidad que emprenden. Pero la realidad es que estas alianzas pueden no funcionar.
  • Se saltan la investigación de mercado. Se cree conocer las debilidades de un servicio o producto basado en la experiencia personal que el emprendedor tuvo con dicho producto o servicio, haciendo que basen su estrategia en las malas experiencias que tuvieron.
  • Ignoran la competencia. De la mano de lo anterior, dado que no una cantidad insignificante de emprendedores piensan que su idea es la idea millonaria y que su producto o servicio es el mejor, ignoran todo ese mercado de competencia que existe allá afuera.
  • Ignoran el aspecto legal. Esto es común y en cierto modo entendible dado que cada país tiene sus propias leyes y muchas de estas cambian, es un aspecto no tomado en cuenta a menos que empiece una disputa. Dicho en otras palabras, todo lo legal se ve hasta que surge un conflicto.
  • No planifican. Muchos planes y estrategias van surgiendo sobre la marcha, y en el curso del negocio se irán resolviendo los temas que hagan falta, es una gestión común y mal hábito de los nuevos negocios, particularmente los que son emprendidos por jóvenes
  • Ignoran la contabilidad. El recurrir a un contador o un profesional que lleve las finanzas del negocio se suele dejar hasta el final, ya cuando la empresa está más establecida. ¿Cuántas veces no hemos visto negocios en donde las cuentas las lleva la esposa del dueño?
  • Descuidar el marketing. Vivimos en una era digital en donde todos tenemos acceso a redes sociales y donde pareciera innecesario contratar a alguien que lleve el marketing del negocio pudiéndose hacer nosotros mismos. Al final: “todos sabemos moverle al facebook”
  • Esperar demasiado para buscar financiamiento. Y no por último es el menos importante. La falta de recursos puede acabar hasta con el más ambicioso de los sueños. Oyster es la plataforma digital para emprendedores que te puede ayudar no solo a encontrar ese financiamiento que tu negocio necesita sino también puede ser tu aliado para hacerlo crecer.

Artículos relacionados