❮ Atrás

Tips para Emprender

3 frases de papá que puedes aplicar a tu negocio

Sabemos bien que el tiempo es el mejor maestro y que, dentro de todas las personas en este mundo, los papás son una fuente de sabiduría inagotable, sobre todo cuando se trata de aconsejar a las personas que aman. Por eso, aquí te dejamos 3 frases que nos han dicho nuestros padres y que puedes aplicar en tu negocio.

Frases de papá que te ayudaran en tu negocio
Oyster 16 de junio, 2021

La vida está llena de aprendizajes que, con el tiempo, se van acumulando y forjan a las personas que somos. Y, si bien es cierto que nadie experimenta en cabeza ajena, nunca está de más escuchar consejos que vengan de alguien con más experiencia que nosotros para poder afrontar las situaciones que nos quitan el sueño.

¿Quién mejor para guiarnos en el camino que nuestros papás? Ellos ya han pasado por todo lo que estamos transitando (incluso más) y saben qué caminos son los indicados gracias a su experiencia, así que sus consejos son oro puro para que tomemos mejores decisiones. Además, como buenos padres, siempre estarán enfocados en lo mejor para nosotros.

Sus consejos no solo nos sirven para tomar decisiones personales o familiares, sino que también podemos aplicarlos en los negocios; así, además de crear empresas exitosas, podremos sentir su apoyo detrás de cada una de las recomendaciones que nos dieron y nos ayudaron a llegar hasta la cima del mundo empresarial.

Por eso, en Oyster recopilamos 3 frases que nos dijeron nuestros papás y que nos han servido para transitar en el mundo empresarial y en la vida en general. Esperamos que te sirvan tanto como a nosotros.

1. Si no sabes, pregúntame

Este consejo aplica para todas las facetas de nuestra vida: si tenemos dudas, es mejor preguntar. Puede resultar hasta obvio, pero ¿cuántas veces nos hemos quedado callados y no hemos expresado nuestras dudas por miedo al qué dirán?

Ya sea que le preguntes a tu padre, a tu socio o a la persona que está a tu lado, siempre debes alzar la voz y decir “no me queda claro” cuando sea necesario. Reconocer que no comprendes algo es el primer paso para aprender y hacer las cosas cada vez mejor.

Una pregunta a tiempo puede salvarte de cometer muchos errores que se pudieron haber prevenido al reconocer que no entiendes o no tienes claro el tema. Nadie, pero nadie, es capaz de saberlo absolutamente todo, así que no te preocupes si tienes dudas; siempre habrá alguien que estará dispuesto a explicarte y enseñarte, sobre todo tu papá <3.

2. Las cosas se ganan trabajando

Seguramente has escuchado el refrán “A Dios rogando y con el mazo dando”; bueno, pues esa es la idea principal de este famoso dicho: no esperes que todo caiga del cielo a tus manos y ponte a trabajar para conseguir lo que tanto quieres.

La única forma en la que vamos a conseguir lo que buscamos (desde bienes materiales hasta resultados de nuestro negocio) será con esfuerzo y trabajo, nada más.

Si queremos que nuestra empresa sea la número uno en mobiliario para oficina, tendremos que trabajar duro para fabricar los muebles de mayor calidad, crear las relaciones comerciales que mejor nos convengan para vender y expandirnos, encontrar la manera de que más personas nos conozcan, tener el inventario necesario y procesos ágiles para surtir a tiempo cuando la demanda aumente, entre otros factores que no van a ocurrir de la noche a la mañana, y menos si no nos ponemos a trabajar para conseguirlos.

Los papás lo saben mejor que nadie porque se han pasado toda su vida trabajando, no solo para conseguir lo que tienen ahora, sino para darle una mejor vida a sus hijos y a sus seres queridos; por ello se preocupan por nosotros y nos dan este consejo que saben que nos servirá para toda la vida.

3. Haz lo que te haga feliz

Este consejo hace hincapié en un aspecto que no suele hablarse mucho en el ambiente empresarial: la felicidad. En ocasiones, pareciera que tener un negocio exitoso y facturar montañas de dinero es el ideal de cualquier emprendedor, y claro que es importante, pero ¿dónde queda la felicidad?

Toma en cuenta que, cuando te decides a emprender, será algo a lo que le dedicarás la mayor parte de tu vida adulta; ahí se irán la mayoría de tu tiempo, dinero y esfuerzos, sin mencionar el estrés, los malos ratos, las noches sin sueño y todo lo que implica tener tu propio negocio. Entonces, ¿por qué no dedicarte a algo que amas?

Puede que cuando vas comenzando a recorrer el camino del emprendimiento uno de tus principales objetivos sean las ganancias pero, al final del día, cuando llega el momento de hacer un corte de caja de tu vida y de todo lo que has pasado, lo material siempre se queda atrás y lo único que tendrás contigo son los buenos momentos, las emociones, las risas y todo lo que te provocó alegría.

Por ello no importa el momento de tu vida en el que decidas emprender, siempre escoge lo que te hace feliz. Escucha los consejos de tu papá, porque se lo agradecerás con el paso de los años y no pierdas la oportunidad de compartir con él todas tus victorias, porque siempre habrá en ellas un pedacito de él que te llevó a conseguirlas

Y si tú ya eres papá, cuéntanos ¿qué consejos les darías a tus hijos para que en un futuro también los puedan aplicar a su negocio?

Artículos relacionados