❮ Atrás

Tips para Emprender

¿Qué es una API?

Los dueños de negocio que busquen profesionalizar la forma de vender en línea de su empresa se encontrarán con este término, pero no todos sabrán a qué se refiere. ¡Entra y descúbrelo!

Que es una API
Oyster 1 de febrero, 2022

Si estás en esta entrada es porque no sabes qué es una API, y eso está perfectamente bien.

La mayoría de los dueños de negocios que van entrando al mundo de los sitios de ventas por Internet se encontrarán con este término y no sabrán a qué se refiere. Esto tiene una explicación sencilla: no sabemos qué es una API porque no la vemos.

¿Interesante, no?

Basta de misterio: es momento de descubrir qué es una API, cómo funciona y en qué puede ayudar a tu negocio.

¿Qué es una API?

El nombre viene de Application Programming Interfaces que, traducido al español, significa Interfaz de Programación de Aplicaciones.

Una API es un cúmulo de reglas, definiciones y protocolos que permiten que una aplicación o software se comunique con otro para llevar a cabo una acción determinada y compartan información sin la necesidad de una integración ni de la operación del usuario final.

Veámoslo así: una API cumple la función de un traductor y permite que un programa comparta información con otro de manera rápida, fácil y manteniendo la seguridad de ambos.

Las características de las API son completamente personalizables y los desarrolladores de las mismas deciden hasta dónde llegan los permisos otorgados a terceros.

¿Cómo funcionan?

Nosotros, como usuario final, no veremos el funcionamiento de las API’s, sino solo el resultado. El trabajo de una API ocurre de manera interna; es como el cableado que va a permitir que un programa se conecte con el otro para que el proceso que buscamos realizar aparezca en nuestra pantalla.

Sí; sabemos que esto puede llegar a ser un poco ambiguo, así que pongamos un ejemplo.

Estás comprando ropa en línea y acabas de encontrar la chamarra que llevabas buscando por años. ¿Lo mejor? Tiene descuento del 50%. Obviamente no dejarás pasar esta oportunidad, así que decides agregarla al carrito y, después de ver unas cuantas opciones más, decides que es momento de hacer el pago y esperar pacientemente en casa a que llegue la prenda de tus sueños.

Haces clic en “pagar” dentro del sitio web de la tienda de ropa y, para terminar la compra, llenas tus datos bancarios para que se haga el cobro. Después de una rápida validación (el proceso que ya todos sabemos), la tienda en línea te avisa que tu pago fue exitoso y te manda una guía de rastreo para tu pedido.

Aunque este proceso suene sencillo y básicamente automático, detrás de él están operando una o más API’s que comparten información entre ellas con el único fin de que la chamarra que soñaste llegue a tus manos. Vayamos por partes.

Entre la tienda en línea y el banco existe una API que permite intercambiar la información de la transacción, tu información personal y tu información bancaria (además de la información bancaria de la tienda de ropa) para que se realice la venta. ¡Y todo ocurre en segundos!

Por otro lado, la tienda de ropa también tiene una API dedicada a compartir la información de la transacción que hiciste, el stock con el que cuentan y la empresa de paquetería para que el envío se haga en tiempo y forma de acuerdo a sus estándares de entrega.

Nosotros, como usuarios finales, lo único que vemos son las pantallas de información y cómo el servicio de mensajería toca en nuestra puerta para entregarnos lo que compramos pero, como pudimos ver en este pequeño ejemplo, existen muchos más procesos detrás.

Beneficios para mi negocio

Los beneficios de usar una API en tu negocio son principalmente dos, y ambos tienen que ver con ahorrar: gasta menos tiempo e invierte menos dinero.

¿Por qué? Porque no necesitas crear un sistema de cobros, un rectificador de stock o un sistema de comunicación desde cero, pues ya existe. Lo único que tienes que hacer es integrar una API a tu tienda en línea y, en cuestión de minutos, podrás realizar todos los procesos que tu negocio necesita para crecer de manera automática y sin la necesidad de desarrollar todo desde el principio.

Además, una API te ayuda a integrar funciones determinadas de servicios en específico. ¿Quieres integrar funciones de una app conocida en tu sitio? Contrata la API de dicha app e intégrala de manera sencilla y confiable. ¿Crees que cierto sistema de cobros es más confiable tanto para ti como para tus clientes? Con su API, puedes integrarlo a tu tienda en línea en un dos por tres.

En resumen, integrar las API’s que necesite tu negocio o sitio web le dará la capacidad de realizar más funciones de manera segura, sin la necesidad de que tus desarrolladores lo creen todo desde cero y, sobre todo, podrás brindarle un mejor servicio a tus clientes.

¿Quieres saber más sobre ventas en línea? Te invitamos a leer nuestros consejos para vender en línea de manera segura y 5 tips para evitar fraudes con tu tarjeta de crédito. Recuerda que, en Oyster, nos interesa que tengas la información necesaria para hacer crecer tu negocio.

Artículos relacionados