❮ Atrás

Tips para Emprender

Persona física y persona moral para principiantes

Hemos escuchado estos términos toda nuestra vida laboral, pero ¿realmente sabemos qué significan? En Oyster, nos dimos a la tarea de investigarlos a fondo y presentarte su significado de la manera más clara posible para que acabes con todas las dudas que tengas.

Mujer cortandose el cabello en negocio
Oyster 20 de julio, 2021

Desde que comenzamos a trabajar y nos presentan a la figura del SAT llegan a nuestros oídos términos como persona física y persona moral, entre muchos otros que nos van a perseguir en nuestra vida laboral.

Conforme vamos avanzando hacia nuestros objetivos y llegan las responsabilidades fiscales, muchos de nosotros no tenemos ni idea de qué tipo de persona somos: física o moral, e incluso tenemos que recurrir a la ayuda de amigos o especialistas para no seguir con esta duda que nos quita el sueño.

Y, aunque después de varios años de estar trabajando estos conceptos tienden a volverse más claros, no siempre sabemos todo lo que representan y se nos pueden llegar a escapar ciertos puntos que son de vital importancia para nuestro desarrollo profesional y para cumplir con nuestras obligaciones fiscales.

Por eso, decidimos indagar y presentarte los aspectos más importantes que definen a las personas físicas y personas morales, sus principales diferencias y cómo puedes saber cuándo es momento de hacer el cambio en caso de que lo necesites. No te preocupes por la investigación: aquí está todo lo que necesitas saber 😉 .

¿Qué es un persona física?

El portal del SAT define a la persona física como “un individuo que realiza cualquier actividad económica (vendedor, comerciante, empleado, profesionista, etc.), el cual tiene derechos y obligaciones”. En otras palabras, es toda aquella persona que trabaja y recibe ganancias.

Entre sus características más importantes se encuentran poder contar con doble nacionalidad (además de la mexicana), adquirir obligaciones fiscales al cumplir la mayoría de edad o comenzar a trabajar formalmente, ser identificada por un nombre, tener estado civil y cuerpo material, entre otras.

Para registrarse como persona física, solo se debe de dar de alta en el SAT a la persona interesada, además de que no deben hacer trámites adicionales para cumplir con sus obligaciones fiscales (a menos que se quiera registrar una marca comercial ante en Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial). Por otro lado, una persona física podrá recibir un financiamiento (crédito o préstamo) de acuerdo a su salario y al historial crediticio personal que ha creado.

¿Y qué es una persona moral?

Las personas morales, por el contrario, son definidas por el SAT como las “entidades reconocidas por ley como sujetos de derechos y obligaciones. Suelen ser creadas por un grupo de personas que se unen con un fin determinado, como las sociedades mercantiles, las asociaciones y sociedades civiles

En el caso de las personas morales, solo pueden contar con la nacionalidad mexicana en caso de haber sido creadas bajo las leyes de México y tener su domicilio en la República Mexicana. Por otro lado, este tipo de personas adquieren obligaciones fiscales desde el momento en que son creadas, son identificadas por una razón social independiente al nombre de quienes las conforman y no cuentan con un estado civil al no ser un individuo.

Para registrar a una persona moral se debe decidir primero qué régimen fiscal les conviene (dependiendo del giro de la empresa y las actividades planeadas), además de redactar una acta constitutiva por medio de una notaría para darle legalidad a la asociación. En cuanto al financiamiento, las personas morales pueden acceder a un mayor monto de crédito debido a su solidez económica y capacidad adquisitiva.

Persona física en trabajo

Entonces ¿qué soy yo?

Esto depende completamente de tus actividades económicas. ¿Eres un trabajador de una empresa? Entonces eres una persona física. ¿Eres un emprendedor? Entonces deberías ser una persona moral. Si eres freelancer, tu régimen fiscal debe ser persona física registrado ante el régimen fiscal Servicios Profesionales o Régimen de Incorporación Fiscal (estos cambios los puedes realizar desde el portal del SAT)

Cabe mencionar que no todos los emprendedores son personas morales, aunque en muchas ocasiones (sobre todo cuando tu negocio está comenzando a despegar) te conviene cambiar de régimen fiscal.

¿Cuándo hacer el cambio a persona moral?

Esta es una pregunta que acecha sobre la mente de muchos emprendedores. Existen ciertos aspectos importantes que te avisan que es momento de dar el salto a persona moral, como contar con socios de negocio, un incremento exponencial de los ingresos de tu emprendimiento o tener más de un negocio.

Entre las ventajas que conlleva convertirte en una persona moral se encuentran acceder a créditos mayores para tu pyme, atraer a inversionistas con una inyección de capital más grande, e incluso abstenerse de pagar IVA por los créditos que solicites.

Si quieres saber más sobre el momento ideal para convertirte en persona moral y sus ventajas, entra a nuestro blog especializado en el tema y conoce todo lo que necesitas para convencerte de hacer tu cambio ante el SAT.

Ahora que ya conoces las definiciones exactas de persona física y persona moral, sus diferencias principales y cuáles son las ventajas de cada una, podrás decidir cuál es el régimen fiscal que más te conviene según tus actividades económicas y cumplir cabalmente con tus obligaciones ante el servicio de Administración Tributaria. Recuerda que el que nada debe, nada teme 😀 .

Artículos relacionados