❮ Atrás

Finanzas para Negocios

¿Se pueden evitar fraudes al usar tarjeta?

Sin importar si compras en un comercio físico o en internet, las tarjetas cuentan con ciertas propiedades que fueron creadas para otorgarle protección y resguardo a nuestra información

evitar fraudes con tu tarjeta de débito
Oyster 4 de mayo, 2021

El miedo a una posible clonación o a recibir cargos no reconocidos en tu tarjeta de débito es un factor que podría estar restringiendo la manera en que la usas; por eso, aquí te compartimos algunas características de las tarjetas que ayudan a evitar posibles fraudes.

Sin importar si compras en un comercio físico o en internet, las tarjetas cuentan con ciertas propiedades que fueron creadas para otorgarle protección y resguardo a nuestra información. Conocerlas nos ayuda a entender su propósito y a tomar mejores decisiones de uso.

Anatomía de una tarjeta de débito física y digital

  1. Número de tarjeta

Es una serie de dígitos que ayuda a identificar al propietario de una cuenta y al banco que la otorgó para saber dónde cobrar o depositar las operaciones que realizamos; es decir, es la coordenada que sirve para encontrarte en un mapa.

2. Fecha de vencimiento

Cada cuatro años vence una tarjeta física, pero eso no significa que también lo haga tu cuenta. Digamos que ésta nace y se va desgastando hasta morir. Se le van borrando los números de cuenta, la banda magnética se desgasta, el chip se va dañando y, al final, es muy probable que ya no funcione como debería. Pero cada reemplazo de plástico es una oportunidad de incluir nuevas medidas de seguridad, como la reciente tecnología “contactless” o la renovación de tu código CCV (del que hablaremos más adelante).

3. Chip y banda magnética

Son tecnologías de seguridad y almacenamiento de información respectivamente que también dificultan la clonación. En la banda magnética se puede escribir o codificar información y únicamente un lector de tarjeta puede decodificarla. El chip, por su parte, transfiere información y la encripta, haciendo que solo el banco la pueda descifrar mediante la activación del NIP.

Esta característica del chip hace que la información sea inclonable, pero aplica únicamente a transacciones que se realizan con tarjeta física, ya que en las compras por internet no se puede verificar el chip. Asimismo, la banda magnética, por su naturaleza, puede perder información o ser copiada a otro plástico.

4. CCV ( Card Code Verification )

Es un código de tres dígitos que está usualmente junto a la firma y viene sin relieve para dificultar su clonación. Se suele pedir como verificación de seguridad en compras por internet y se asigna aleatoriamente para aumentar su seguridad. Cada vez que renueves una tarjeta, este número también cambiará.

tarjeta digital

Una buena idea para prevenir fraudes.

Con esta información es más fácil entender que algunos de nuestros hábitos podrían vulnerar nuestra cuenta en relación a un fraude.

Por ejemplo, si al pagar dentro de un comercio se llevan nuestra tarjeta para realizar el cobro sin nuestra supervisión, se podría prestar a que alguien clone la información de la banda magnética a otro plástico. O, si perdemos la tarjeta física y alguien la encuentra, esa persona podría comprar en línea con el número de tarjeta, el CCV y la fecha de vencimiento.

Pero que no cunda el pánico; pensando en estos escenarios, Oyster tuvo la idea de dividir una misma cuenta en dos tarjetas diferentes: una física y otra digital. Estamos seguros que ya sabes por qué. Sí, para contrarrestar aún más la posibilidad de fraudes.

La tarjeta física de Oyster está diseñada para todas esas compras que requieran que tú estés presente al momento de la transacción. Por ejemplo, al pagar en un restaurante, en el cine o en una tienda departamental. La idea es que siempre te lleven la terminal a donde tú estés y tú mismo valides la compra con tu NIP personal.

Por su parte, la tarjeta digital está diseñada para todas las compras que realices en internet, como pagar tu servicio de música, comprar en un comercio electrónico como Amazon o rentar una película en línea. De hecho, esta tarjeta digital tiene un número de tarjeta diferente al de la física y un CCV único que solo tú puedes validar. Así, si llegaras a perder tu tarjeta física, solo tendrías que bloquearla desde la app y notificarnos, pero sin preocuparte de que alguien pudiera hacer compras en línea con ella.

Por eso mismo, si intentas hacer compras en internet con tu tarjeta física, tu compra se declinará, ya que únicamente la puedes ocupar en compras físicas con el objetivo de brindarte una experiencia más segura.

Ahora ya lo sabes, si decides obtener una tarjeta Oyster, te llegará una tarjeta física para compras presenciales y, al mismo tiempo, te invitaremos a configurar una tarjeta digital con la que podrás hacer todas tus compras por internet. 😉

Artículos relacionados