❮ Atrás

Tips para Emprender

¿Por qué mi empresa debe tener un representante legal?

En muchas ocasiones, las empresas acuden con los abogados solo cuando tienen un problema que solucionar; sin embargo, contar con un representante legal desde el inicio de tu camino empresarial será benéfico para tu pyme pues, además de solucionar los problemas que puedan llegar a surgir, hará que tu planeación sea más estratégica y siempre dentro del marco de la legalidad.

Mujer hablando por teléfono
Oyster 18 de agosto, 2021

Como ya hemos mencionado anteriormente en este blog, existen 5 básicos legales para pymes que toda empresa en sus inicios debe de conocer para no caer en la ilegalidad. Sin embargo, tanto en los negocios como en la vida, es mejor prevenir que lamentar.

Por ello, una de las mejores decisiones que puedes tomar al momento de comenzar con tu emprendimiento es contar con un abogado dentro de tus filas. Algunas personas subestiman el tener a esta figura en su equipo de trabajo, pero casi todos se han visto en la necesidad de correr a buscar a un representante legal que pueda ayudarlos en un momento de apuro.

Y es que manejar todos los asuntos legales de un negocio es complicado: no solo se trata de tener una visión general de todo lo que está haciendo y creando la empresa, sino que debes de conocer la ley a la perfección y ser capaz de resolver problemas que tienen una carga monetaria importante en juego (¿alguien dijo algo sobre persona moral?).

Si aún no estás convencido de la importancia de tener un representante legal en tu empresa, a continuación te dejamos 5 razones para hacerlo y evitar pasar malos ratos.

Planear una estrategia legal de crecimiento

Cuando se inicia desde cero, todas las empresas tienen sueños y planes a futuro que buscan llevar al negocio a la cima del éxito. Sin embargo, algunos planes tienen lagunas legales que los hacen imposibles de realizar, o al menos desde los ojos de la ley.

Tener a un abogado desde el nacimiento de nuestra empresa nos ayudará a identificar los errores que tenemos en la planeación a futuro y, de ser posible, a buscar alternativas para modificar lo suficiente los proyectos de manera que puedan llevarse a cabo y cumplir la normativa correspondiente.

Contratar personal

Cuando los emprendimientos encuentran estabilidad y crecimiento, es momento de contratar personal. Sin embargo, hacerlo no es tan sencillo como decirle a alguien Bienvenido; se debe de planear perfectamente qué posición se necesita, cuáles son las características de la vacante y, lo más importante, establecer el tipo de contrato que usará tu negocio.

Como ya lo hablamos en la entrada 5 tipos de contratos ideales para pymes, existen diversos tipos de contratos para tu empresa dependiendo de sus necesidades y de la naturaleza de las posiciones. No es lo mismo crear un contrato indefinido que un contrato de prácticas o uno para extranjeros; tu abogado te ayudará a definir la situación y a crear el más adecuado para la vacante.

Supervisar relaciones laborales

Cerrar tratos con proveedores y clientes no es algo que pueda ser tomado a la ligera. Para elaborar acuerdos hace falta más que un correo, una llamada o un apretón de manos, y los abogados lo saben a la perfección.

Por ello, contar con uno hará que tus relaciones laborales cuenten con los elementos necesarios para proteger los intereses de las dos partes y que los acuerdos que se generen se establezcan dentro del marco de la ley.

Monitorear el uso de datos

No porque tengas los datos de un cliente quiere decir que los puedes usar libremente; para evitar problemas sobre el uso inadecuado de datos (sobre todo si son personales), debes contar con un abogado en tu equipo de trabajo.

No se trata de vender tus bases de datos por internet ni nada por el estilo, pero hasta enviar un correo con las ofertas del mes a un usuario de quien no tienes el permiso para usar sus datos puede meter a tu negocio en un problema millonario. Con un representante legal en la empresa, se reducen considerablemente los riesgos de caer en una situación tan desagradable como esta.

Cuentas claras, sociedades largas

No hay nada mejor que tener las cosas claras desde el principio; así, si existe algún problema, las partes involucradas saben cómo proceder y qué le corresponde a cada quien.

Sin embargo, cuando existen conflictos entre los socios, la empresa no solo se enfrenta a un inconveniente mayor, sino que su futuro se pone en juego al existir una disputa entre dos o más de sus pilares. Contar con un abogado hará que un experto en leyes y con conocimiento del negocio pueda intervenir en la disputa y encuentre una solución que rescate al emprendimiento mientras termina con el conflicto entre los socios.

Ahora que ya viste los beneficios de contar con un representante legal en tu empresa, acércate al que más confianza le tengas y únelo a tu equipo. ¿Conoces algún otro beneficio de tener a un abogado en tu negocio? ¡Compártelo en nuestras redes sociales!

Artículos relacionados