❮ Atrás

Créditos

Errores comunes al utilizar tu tarjeta de crédito

Al emprender, buscamos diferentes herramientas que puedan impulsar nuestro desarrollo empresarial y, una de las más utilizadas por sus grandes beneficios a corto plazo, es la tarjeta de crédito. Pero no todo es miel sobre hojuelas; hay muchas prácticas que creemos comunes pero en realidad nos están ocasionando problemas; por eso, aquí te contamos cuáles son.

errores-comunes-tarjeta-de-credito
Oyster 7 de diciembre, 2021

¿Recuerdas lo difícil que fue obtener tu primera tarjeta de crédito? Que si no tienes historial crediticio, que si aún no apareces en Buró de Crédito, que no puedes comprobar ingresos suficientes; en fin, fue casi imposible.

Ahora, si pensamos en la obtención de tu primera tarjeta de crédito empresarial, pues ya estamos hablando de un logro monumental y, por lo mismo, lo mejor es aprender a usarla de forma apropiada para no cometer errores que puedan meter en problemas financieros a tu negocio y tornen una herramienta tan efectiva en una pesadilla administrativa.

Consecuencias del mal manejo de una tarjeta de crédito empresarial

La amplia aceptación de tarjetas de crédito como medio de pago no solo ha hecho que incremente la demanda de dispositivos y software (como los links de pago) que permitan cobrar con estos plásticos, sino que también ha incrementado las solicitudes de las personas y las empresas para poder obtener una o varias de estas tarjetas.

Pero la falta de conocimiento -e incluso el mal uso de las tarjetas de crédito- ha traído como consecuencia el endeudamiento. De hecho, los niveles de deuda vinculados a un crédito comercial se miden gracias al conocido “índice de morosidad”, que mide qué tan morosos son los clientes de una entidad financiera y, por lo tanto, cómo impactan en nuestra economía.

Según datos de un artículo de El Economista, en junio de 2021, “el índice de morosidad se ubicó en 2.45% dentro del sector, cifra superior al 2.12% de junio del 2020”; es decir, hay un incremento en el nivel de endeudamiento de la gente que utiliza créditos respecto al año pasado. Según expertos en finanzas personales, gran parte de esta situación se origina gracias al manejo inadecuado de estos créditos.

Los errores más comunes al utilizar una tarjeta de crédito

Estar informado sobre los productos financieros que contratas es vital para establecer estrategias que te hagan aprovecharlos al máximo; por eso, ya hemos ahondado en este blog sobre cómo funcionan las tarjetas de crédito y sobre algunos tips para usarlas bien, pero ahora queremos compartir lo errores más comunes al utilizarlas para que puedas evitarlos a tiempo.

  1. Pensar que tienes dinero extra. Muchos empresarios y personas creen que al obtener una tarjeta de crédito significa que su línea de crédito es un ingreso adicional a sus finanzas personales y pierden de vista que es realmente un préstamo que debe ser devuelto en un plazo determinado. Por el contrario, creer que tienes más dinero afecta la percepción real de la verdadera capacidad de pago del negocio.
  2. Pagar solo el mínimo. Creer que es saludable cubrir la pequeña cantidad establecida en el pago mínimo de nuestro estado de cuenta es un enorme error que puede salirse de control fácilmente, ya que el pago mínimo suele irse en su mayoría al pago de intereses y no a cubrir el capital que se adeuda.
  3. Pagar a meses sin intereses bienes no duraderos. Es decir, alimentos o artículos que se consumen en muy corto plazo. Los meses sin intereses representan un compromiso de pago por varios meses e incluso años, por lo que comprar cosas que se consumen rápido en esta modalidad hará que se alargue una deuda que pudiera cubrirse rápido y comprometerá tu capacidad crediticia a mediano plazo.
  4. No conocer las comisiones de tu tarjeta. Antes de solicitar una tarjeta de crédito, lo ideal sería que nos motivara la obtención de mejores rendimientos de nuestros recursos, eso nos llevaría a informarnos bien sobre todo lo que conlleva contratar un crédito y el tipo de comisiones que tendremos que pagar al usarlo, previniendo así el impacto financiero a nuestro negocio.
  5. Utilizarla para tapar huecos presupuestales. Muchos de los presupuestos ven ganancias o retornos de inversión a mediano y largo plazo; cubrir los cargos generados por el uso del crédito se tiene que hacer a corto plazo. No contar con el ingreso que permita liquidar esa deuda adquirida puede llevarte a no pagar y a meterte en problemas financieros fácilmente.
  6. Abusar de los meses sin intereses. A pesar que el costo total de un producto o servicio se divide a pagos chiquitos durante el periodo de meses sin intereses, el total se descuenta de nuestra línea de crédito, por lo que abusar de este método de pago puede dejarnos sin liquidez o adquirir una suma de deudas que comprometan nuestra capacidad de pago a mediano plazo.
  7. Pagar una tarjeta con otra tarjeta. Usar un crédito revolvente para pagar otra deuda solo aplazará un poco el pago, pero se comenzará a generar una bola de nieve gracias a los intereses, que terminará generando una deuda más grande que la original. Hay productos financieros que pueden dar mejores condiciones crediticias si decides que cubran tu deuda con otra institución y la pasen con ellos, pero eso depende de las invitaciones de tu institución para hacerlo.
  8. Adquirir más tarjetas de las que se puede pagar. Siempre debemos tener claros nuestros límites de endeudamiento y ser muy disciplinados al pagar nuestros créditos, esto nos permitirá ver en realidad cuánto límite de crédito podemos manejar y qué tantos compromisos crediticios podemos utilizar al mes a pesar de contar con diferentes tarjetas. No tomar esto en cuenta hará que las deudas se salgan de control con rapidez.
  9. Falta de presupuesto y administración personal. Al saber nuestros hábitos de consumo, podremos tener claros los ingresos y las compras que tenemos que hacer para generar una correcta administración antes de hacer uso del crédito. La falta de esta organización hará que compremos sin control y no estemos atentos a no pasarnos de nuestro presupuesto mensual, obteniendo graves problemas financieros.
  10. No conciliar facturas. Tomarse el tiempo de sentarse mes con mes y revisar el estado de cuenta es sumamente importante para cotejar los gastos generados, pero también analizar la gestión de salidas de dinero. Contar con una plataforma que te permita facilitar el cotejo de facturas es muy conveniente para no gastar tanto tiempo en esta importante tarea que hará que el uso de tu crédito sea óptimo mes a mes.

Para evitar el endeudamiento hay que estar informados

Se dice que muchas personas y dueños de negocios no dimensionan el tamaño del problema de su endeudamiento hasta que ya es demasiado tarde, pero se puede evitar y prever al estar bien informados acerca de todos los aspectos que rodean a los productos financieros que contratamos.

Antes de adquirir o usar un crédito, infórmate perfectamente de las comisiones asociadas al mismo y entiende cómo impactarán financieramente a tu negocio si incurres en alguna falta. Analiza tus ingresos y evalúa el impacto de tus egresos con anticipación, esto te abrirá el panorama para conocer tus límites reales y te impulsará a hacer un mejor uso de tus créditos, lo que al final te llevará a obtener mejores productos y ventajas para hacer crecer tu negocio.

Así que siempre busca información que te ayude a comprender mejor cómo usar tus productos financieros y sigue visitando nuestro blog, porque en Oyster nos esforzamos por traerte, semana a semana, muchos artículos que te ayuden a entender mejor cómo se manejan las finanzas de tu negocio para que, en poco tiempo, lo veamos crecer 🙂 .

Artículos relacionados